Foto: BBC

La leyenda de los Amantes de Teruel es un relato profundamente emotivo y romántico que se ha mantenido vivo a través de los siglos, originario de España. Esta conmovedora narrativa tiene un sitio especial en la Iglesia de San Pedro de Teruel, situada en la ciudad homónima, en la región de Aragón. La leyenda, enraizada en el siglo XIII, nos habla del desdichado amor de Isabel de Segura y Diego de Marcilla.

Isabel y Diego compartieron su infancia como amigos, pero el amor de Diego por Isabel se intensificó con el tiempo. Al confesarle sus sentimientos, Isabel le pidió que probase su valor en combate y volviese como un victorioso. Durante su ausencia, Isabel fue comprometida con Pedro de Azagra, cediendo ante la voluntad familiar. Diego, tras años en batalla, retornó con honores, sólo para hallar a su amada Isabel ya en matrimonio. Su último deseo fue verla una vez más, y al hacerlo, la desolación lo llevó a la muerte. La desgracia se extendió cuando Isabel, comprendiendo su amor por Diego, le besó durante su velatorio, cayendo muerta sobre él. Fueron enterrados juntos en un enlace simbólico en la Iglesia de San Pedro, donde se cree que reposan en paz.

En el siglo XVI, se encontraron dos cuerpos momificados en dicha iglesia, supuestamente pertenecientes a los amantes de la leyenda, convirtiéndose en una sensación para los visitantes y culminando en la creación de imponentes monumentos funerarios creados por Juan de Ávalos. Estas esculturas muestran a los amantes intentando tocarse en la muerte, simbolizando un amor eterno. Este relato ha alcanzado diversas formas en la literatura, el arte dramático y la cultura popular de España, siendo un emblema del amor ardiente y desventurado que supera la barrera de la muerte, y convirtiendo la Iglesia de San Pedro de Teruel en un destino para aquellos que buscan empaparse de esta leyenda apasionante y emotiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *