El 18 de marzo de 1990, en un audaz golpe al mundo del arte, dos hombres disfrazados de policías entraron al Museo Isabella Stewart Gardner en Boston y se llevaron 13 obras de arte valoradas en aproximadamente 500 millones de dólares. Entre ellas se encontraba «El concierto» de Johannes Vermeer, una de las pocas pinturas conocidas del maestro holandés. Los ladrones engañaron a los guardias de seguridad para que los dejaran entrar, luego los maniataron y saquearon el museo, cortando las obras de sus marcos.

A pesar de las intensas investigaciones del FBI y otros organismos, y de una recompensa millonaria por información que condujera a la recuperación de las obras, el caso sigue sin resolverse hasta la última actualización de mis datos en septiembre de 2021. Ni los ladrones han sido capturados ni las obras de arte han sido recuperadas, dejando un vacío irrecuperable en el mundo del arte.

Como un recordatorio constante de las obras perdidas y en señal de esperanza para su eventual retorno, el Museo Isabella Stewart Gardner ha mantenido los marcos vacíos en sus lugares originales. El robo y la desaparición de «El concierto» y las otras obras han fascinado al mundo, inspirando libros, documentales y múltiples teorías de conspiración, pero el caso sigue siendo uno de los misterios más enigmáticos en la historia del arte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *